Ideas para un catering casero

Ideas para un catering casero

En toda reunión en tu vivienda, como buen anfitrión, es imprescindible adecuar un catering casero a la circunstancia en cuestión. Las casas son el principal centro de reunión, ya sea con familiares, amigos o incluso reuniones de negocios – formales o informales.

Tipos de catering casero

Una vez que has decidido organizar un “evento casero” en tu vivienda hay que tener en cuenta varios aspectos para que este se convierta en un éxito y no fracasar en el intento, a continuación te detallamos los que, quizás, consideramos más importantes para la adecuación del catering que vamos a servir

Celebración / Evento

¿Qué estamos celebrando? Es el hilo conductor de nuestro evento casero,  ello va a determinar la “etiqueta” que se presupone dentro de la reunión, pues no es lo mismo la visita de la familia un fin de semana cualquiera, a la celebración de un cumpleaños, la cena de Navidad, la celebración de un bautizo o comunión, o la reunión con un cliente especial. En función de qué estemos celebrando nuestro catering casero deberá ir acorde con la situación.

Número de comensales

Es de vital importancia saber el número aproximado de comensales que van a acudir a nuestro evento con el fin de determinar la distribución del evento: será de píe o sentados, un menú cerrado o tipo bufet, cocinamos nosotros o contratamos a una empresa, camareros o selfservice.

El número de comensales de nuestro catering casero es la clave principal para lograr triunfar, pues de él dependerá nuestra capacidad de gestión y la necesidad de ayuda externa o no.

Catering de pie o sentado

Dependiendo del espacio de que dispongamos y el número de comensales que vayan a acudir se decidirá si se hace un catering de pie o sentado; en este punto volvemos a tener en cuenta el tipo de evento que estamos celebrando, por lo general todo evento que se celebre de pie tiene un componente más informal que el que se celebre en torno a  la solemnidad de una mesa.

Celebraciones con amigos y familiares pueden ser tanto de pie como entorno a una mesa; y lo mismo pasa con reuniones formarles. Al final se trata de que tú decidas que evento quieres organizar y dependiendo de ello dependerá el catering casero.

Si es un evento de pie, deberemos servir productos de bocado, es decir, que de una sola vez se puedan ingerir, frente a platos más elaborados en un catering sentado, en donde podemos llegar a disponer de cubiertos que nos ayuden.

Menú o bufet

Sabiendo cómo se va a desarrollar el evento si va a ser de pie o sentado, podremos valorar si vamos a servir un menú con una sucesión de platos o va a ser tipo bufet donde cada uno se sirve lo que quiere, o incluso un mix de ambos. Veamos algunos ejemplos:

Un claro ejemplo de un catering casero con un menú cerrado, es aquel en donde invitamos a un grupo de  reducido amigos/familiares a comer a nuestra casa, en donde tú como anfitrión has decidido realizar un menú cerrado.

Estilo bufet, podría ser más bien con grupos numerosos en donde tu catering debe abarcar gran cantidad de posibilidades para todos los gustos de los invitados, véase un bautizo o comunión.

Un mixto, lo tenemos claramente en las celebraciones de Navidad, en donde – al menos en nuestro país – nos juntamos con la familia entorno a una mesa en la que podemos encontrar gran variedad de primeros y un plato principal.

Cocinamos nosotros o contratamos ayuda (cocineros, camareros, etc.)

Para que un catering casero sea un verdadero triunfo tenemos que tener muy en cuenta las limitaciones de nuestra cocina y nuestros conocimientos culinarios para poder sacar cada plato en cada momento, y algo muy importante que tú como anfitrión disfrutes de tu velada.

Por lo que dependiendo del evento, la cantidad de personas que vayas a acudir y, sobretodo, de tu presupuesto tendrás que valorar ayuda externa o no.

Una barbacoa para 10 personas es fácil de manejar por el anfitrión, pero si el número se eleva lo más probable que el que se encuentre haciendo la comida no se llegue a sentar más que cuando el convite haya acabado.

Si se trata de un evento formal, el anfitrión debe estar con sus invitados, por lo que deberá delegar en un servicio de camareros para que atiendan las necesidades de los comensales, sirvan bebidas o saquen los aperitivos.

Bebidas y alimentos de nuestro catering

¿Qué servimos en nuestro catering casero? La respuesta a esta cuestión vendrá determinada en el tipo de evento o celebración, y la duración que queramos que se alargue el mismo.

Un catering informal con amigos para ver un partido de la selección española o un catering más formal para la celebración del nacimiento de un miembro nuevo de la familia, o una gala para recaudar fondos para una acción benéfica… dependiendo del fin del evento deberemos sacar bebidas y una cocina más acorde.

Limpieza

De vital importancia tras un catering casero o cualquier evento que se haga en tu vivienda, la limpieza. Hoy en día existen multitud de vajillas desechables de gran calidad que facilitan mucho la labor de limpieza una vez que el evento haya finalizado, por lo que es muy recomendable contar con ellas para eventos en los que hay un gran número de invitados. Contar con ayuda para dejar todo como estaba es una inversión fundamentar a la hora de contratar cualquier tipo de catering, lo que te permitirá a ti desconectar.

Si necesitas cualquier tipo de ayuda, ya sea en la elaboración de menús, servicios de cocina o camareros para tu evento, de la índole que sea, no dudes en consultarnos.

Author: Zetallons

983 281 835